Acerca del recién nacido

Diferenciación pedagógica de los términos de crecimiento, desarrollo y maduración, ya que en lo observable no se puede hacer esa distinción.

  • Crecimiento: Aumento del organismo vivo en aspectos cuantificables como peso, longitud, talla.
  • Maduración: Son los cambios cualitativos de la organización anatómica. Se trata de la maduración de los circuitos neuromusculares que median en la conducta, como en las adquisiciones de la motricidad por ejemplo. Si bien la maduración depende de factores endógenos, es imposible sin la interacción con el medio, sin la presencia fundamental del otro. El desarrollo del cerebro en el comienzo de la vida es el resultado de la interacción entre lo biológico, como ser las conexiones éntrelas neuronas, con la experiencia vivida, que lo transforma. La experiencia modifica permanentemente las conexiones entre las neuronas.
  • Desarrollo: Es un proceso complejo en el que hay un interjuego de factores biológicos, emocionales y sociales. Incluye los aspectos cualitativos y cuantitativos (crecimiento y maduración). El intercambio con el medio social es la fuente de los estímulos que se necesitan para ello. Por ej, un niño a los 6 meses por estimulado que sea por el medio, no logrará caminar solo a falta de la maduración necesaria. Si a los 14 meses estando perfectamente apto para caminar y no lo hace, hay que ver qué aspectos socioafectivos estarían influyendo en ese caso. Por eso es importante tanto la cantidad como la calidad de los estímulos que se reciben.

El desarrollo tiene una organización interna acorde a leyes o principios de desarrollo:

  • Direcciones de la maduración: Se da en dos direcciones interrelacionadas:
    • Céfalo-caudal: (pre y post-natal) Primero se controlan las partes del cuerpo que están mas cerca de la cabeza, y después el control se va extendiendo hacia abajo. Esto es así porque los músculos de la cabeza y el cuello maduran antes que el tronco y las extremidades, por lo que el sostén cefálico se adquiere alrededor de los 3 meses y la posición erecta a los 12.
    • Próximo-distal: Desde el eje central del cuerpo hacia la periferia. Se controlan primero las partes más próximas al eje corporal (imaginando una línea que divide al cuerpo en dos mitades simétricas). Así, el niño a los 7 meses controla el codo y a los 9 se incluye la articulación de la muñeca y después la de los dedos de la mano. En suma, el niño va realizando actividades motoras cada vez más complejas y precisas a medida que va pudiendo controlar voluntariamente cada vez un número mayor de grupos musculares.
  • Diferenciación: El desarrollo va de lo simple a lo complejo, de lo general a lo específico. Al comienzo sus reacciones de malestar son muy semejantes entre sí, y después se van volviendo más específicas, por lo que después se pueden ir reconociendo distintos llantos para el hambre, el dolor, etc.
  • Subordinación funcional: Se refiere a la subordinación de FUNCIONES PARCIALES a una FUNCIÓN TOTAL. Por ejemplo, lo que Piaget llamaba coordinación visomotora, requiere primero de haber desarrollado la acción de mirar, que es sumamente compleja y que implica doce músculos de los ojos. El bebé primero aprehende los objetos con la mirada (prensión visual). Más adelante logrará la prensión con la mano cuando pueda dominarla voluntariamente, y ambas funciones parciales se subordinarán a la función total de coordinación óculo-manual alrededor de los 4 meses y medio.
  • Discontinuidad del ritmo de crecimiento: El crecimiento no tiene un ritmo o velocidad sostenidos a lo largo del tiempo, sino que va fluctuando. El crecimiento es muy rápido en la primera infancia, se aminora en la edad preescolar, es más lento durante los años intermedios de la niñez y en la adolescencia se acelera muchísimo nuevamente.
  • Crecimiento asincrónico: El cuerpo no crece en su totalidad al mismo ritmo. Diferentes regiones y subsistemas se desarrollan en momentos y ritmos diferentes.

Recién nacido (0 – 1 mes)[editar | editar código]

Ya en la vida intrauterina cobran relevancia lo sensorio (se desarrollan los sentidos como el gusto y olfato) y lo motor, que continúa transformándose en la vida postnatal. El recién nacido no es un ser pasivo, sino que es activo, con necesidades innatas de contacto intersubjetivo y bidireccional y que cuenta con un equipo de conductas sensoriales y motrices para responder a estímulos apropiados como inapropiados o excesivos que provengan del medio. Estas respuestas incidirán en el tipo de interacción que entabla con el adulto, y la comunicación surgida entre la madre y el bebé estará definida tanto por las respuestas de la madre para satisfacerlas necesidades del bebé y mantener su homeostasis, y también por la propia capacidad de comunicación del mismo. En otras palabras, las dotaciones sensoriales y motrices del bebé entrarán en un interjuego con el otro (madre opersona en dicha función) abriendo la dimensión subjetiva del bebé.

Una vez que nace, el bebé es más maduro en lo sensorio que en lo motriz, nace con la madurez necesaria para recibir ciertos estímulos sensoriales pero motrizmente es incapaz de organizar sus respuestas motoras. (P. ej, puede escuchar pero no puede girar la cabeza haia el lugar de donde proviene el el estímulo). Recién a los 6 meses las áreas motoras primarias de la corteza cerebral se desarrollarán lo suficiente como para dirigir la mayor parte de los movimientos del bebé, mientras seguirá manteniendo una inmadurez motriz.

Al nacer se lleva a cabo primeramente la búsqueda de un equilibrio, de un control homeostático basado, por un lado, en la armonización interna (el control incipiente que el bebé puede hacer sobre sus propios estados) y por el otro, de la asistencia contextual (actitud empática y tierna del entorno). Esto permitirá, por ejemplo, una coordinación cada vez mayor en la coordinación de la respiración y succión en el amamantamiento. Su respiración al comienzo es irregular y debe coordinarse con la deglución, acto visible en las primeras mamadas del bebé. En la alimentación, son importantes las pausas que se dan en el amamantamiento, que favorecen la relación temprana entre madre e hijo, son momentos en los que se intercambian gestos, miradas y sonidos fundamentales para la constitución subjetiva. Levin llama interjuego subjetivante al momento en el que la madre hace como si hablara con el bebé, preguntando y respondiéndose a sí misma cosas, hablándole al niño, mirándolo, a la vez que él la mira a ella, constituyéndose todo un interjuego dramático, afectivo, sutil y escénico.

En lo que concierne al sueño, hay que considerar los estados de conciencia (niveles de accesibilidad) del recién nacido. Este presenta un patrón y organización específica en su comportamiento. La interacción de un RN con un adulto varía de acuerdo a los estados de conciencia en los que se encuentra. Al respecto, Wolff diferencia seis estados en relación al sueño y alerta en el RN.

  • Sueño profundo: El bebé está con los ojos cerrados e inaccesible a los estímulos externos.
  • Sueño irregular o activo: Ejecuta pequeños y variados movimientos con sus extremidades y es más vulnerable a los estímulos del mundo exterior.
  • Somnolencia: Abre y cierra intermitentemente los ojos y está relativamente quieto, en un estado más alerta y perceptivo.
  • Despierto (vigilia con actividad alerta): Ojos abiertos, alerta, quieto y relajado. Nivel de actividad bajo.
  • Vigilia activa (alerta inquieto): Ojos abiertos, movimientos generalizados, respira irregulrmente. Es un estado de transición al llanto. Accesible a los estímulos externos: uno atractivo puede calmarlo o pasar a un estado de alerta.
  • Llanto: Llora y realiza vigorosos movimientos expansivos con los brazos y piernas. Hacia la 2da o 3er semana se distinguen 4 tipos de llanto: de dolor, hambre, aburrimiento y molestia.
… más sobre «Acerca del recién nacido»
Lucía Bozzalla +  y Fabiana Naiman +