Filosofía de la ciencia

Capítulo 2. Los cuatro contextos de la actividad científica[editar | editar código]

Echeverría ve la ciencia como actividad y para Reichenbach es conocer.

Suele considerarse que la distinción entre el contexto de descubrimiento y el contexto de justificación tienen su origen en la obra de Reichenbach, dicha distinción parte de un malentendido fundamental que afecta a toda la tradición de la filosofía analítica de la ciencia, a saber: la reducción de la ciencia al conocimiento científico. La ciencia es una actividad y por lo tanto los estudios sobre la ciencia no pueden restringirse únicamente a los aspectos cognoscitivos de la actividad científica. Como consecuencia podemos distinguir 4 ámbitos en la actividad científica, interactúan entre sí y se influyen mutuamente.

En 1970, Feigl se quejaba de los ataques contra la distinción positivista entre el contexto de descubrimiento y el de justificación.

En los años 60 y 70 la concepción heredada o epistemología tradicional, recibió muchas críticas, se los acusaba de no estudiar el contexto de descubrimiento pero aún no se ponía en duda la diferencia entre el contexto de descubrimiento y  el de justificación, más bien se aceptaba la distinción y se defendía el interés que la epistemología debía tener en ambos.

Se proponen 4 contextos de la actividad tecnocientífica. La tecnociencia es una construcción social altamente artificializada que se aplica a los más diversos ámbitos sociales y empíricos para producir modificaciones o mejoras. 

  1. Contexto de enseñanza de la tecnociencia (Este contexto también abarca otras actividades como la investigación): se trata de la enseñanza y aprendizaje de sistemas conceptuales y lingüísticos, también de representaciones e imágenes científicas, técnicas operatorias, manejo del instrumental. Para llegar a ser miembro de una comunidad científica concreta cada individuo debe mostrar cierta competencia en el manejo de estas herramientas o sistemas de signos científicos. El ámbito de enseñanza posee sus propias técnicas de presentación, justificación, valoración y aplicación de las teorías científicas. La tarea de aprender es una tarea colectiva, el proceso de enseñanza aprendizaje es complejo pero puede resumirse bajo el concepto de normalización (modelar, meter ideología), en resumen, el ámbito por excelencia para la ciencia normal es el contexto de aprendizaje y enseñanza. Las diversas comunidades científicas siempre luchan por tener agentes activos en defensa de sus paradigmas en el ámbito docente. Los procesos de cambio en el contexto de enseñanza son siempre ilustrativos de los grandes cambios científicos, entendidos estos como cambios sociales. La divulgación y difusión científica se incluye en este primer ámbito de la actividad científica, suele ser despreciada por los filósofos de la ciencia como ámbito de estudio.  Numerosos filósofos suelen elaborar una teoría de la ciencia para la enseñanza y difusión de las teorías científicas pero no para el avance de la investigación misma. Podemos concluir entonces que la atribución de Reichenbach del contexto de justificación a la filosofía de la ciencia es ilusa dado que numerosos filósofos reflexionaban sobre el contexto de enseñanza y difusión científica pero no de la ciencia en conjunto ni del contexto de innovación.
  2. Contexto de innovación: se trata del antiguo contexto de descubrimiento, la diferencia radica en que el contexto de innovación no solo incluye los descubrimientos teóricos sino también la innovación técnica y tecnológica. Los laboratorios y los locales de estudio de los tecnocientíficos son el ´ámbito más importante para el contexto de innovación. En estos lugares se construyen nuevos artefactos que pueden ir desde una nueva notación matemática hasta un nuevo virus desconocido por la medicina anterior. La actividad científica en este ámbito, más bien está interesada en las invenciones, es decir no se descubren cosas de la naturaleza sino que se inventan objetos. Se trata de invenciones cuyo éxito o fracaso depende de su utilidad, su funcionalidad, de la facilidad con que se puedan usar, su capacidad de plantear o resolver problemas, etc. La filosofía de la ciencia tradicional dejo afuera las invenciones y se centró solo en descubrimientos porque creían que la ciencia se limitaba a representar la naturaleza. La ciencia no solo produce descubrimientos, también crea artefactos útiles.
  3. Contexto de evaluación o valoración: este contexto es equivalente al antiguo contexto de justificación tradicionalmente basado en una buena fundamentación metodológica y racional de los descubrimientos científicos. Por ello proponemos hablar del contexto de valoración o evaluación de los descubrimientos e invenciones tecnocientíficos y no solo de la justificación del conocimiento científico. La actividad científica no busca solo hechos nuevos y sorprendentes sino que también busca artefactos e instrumentos nuevos y sorprendentes. El progreso de la tecnociencia está vinculado al avance del conocimiento humano y la mejora de la actividad científica. En este contexto la actividad científica está muy mediatizada por la sociedad y no solo por la comunidad científica se trata de lograr una aceptación de los nuevos hechos, hipótesis, problemas, teorías, descubrimientos e innovaciones. La comunidad científica desempeña una función primordial y los agentes sociales externos a ella se desempeñan en la valoración de las innovaciones. Los valores que determinan el ámbito de justificación y de evaluación pueden ser cambiantes: la belleza, la resolución de problemas, la simplicidad el rigor son algunos de los valores para evaluar al conocimiento científico. En el caso de la actividad tecnocientífica la utilidad, la facilidad, el coste, la rapidez, la eficacia son los valores. Lo importante es que al igual que en los ámbitos anteriores, siempre hay una sanción o juicio social sobre la actividad científica, no es la contrastación con la experiencia lo que termina la validez o invalidez de una novedad científica sino su contratación con otros agentes sociales cuya tabla de valores puede ser muy cambiante.
  4. Contexto de aplicación: la tecnociencia se muestra particularmente activa a la hora de ser aplicada para modificar, transformar y mejorar la realidad. Los instrumentos, las técnicas, los métodos, y los resultados en los 3 ámbitos anteriores experimentan cambios según en qué contexto se esté. La comunidad científica suele contar con especialistas distintos para cada uno de estos 3 contextos, el lenguaje y los métodos son muy distintos a pesar de todas las diferencias los 3 ámbitos se corresponden entre sí. En el caso del ámbito de aplicación y transformación las producciones y artefactos científicos sufren cambios todavía más profundos, vinculándose entre sí actividades científicas muy diversas al objeto de producir transformaciones eficaces sobre el medio en que se quiere actuar. El criterio de valor principal es sin duda el it Works (funciona). La política y la gestión científicas pasan aquí a ser fundamentales, trátese de entidades públicas y privadas pero la propia sociedad introduce sus criterios de aceptación a la actividad tecnocientífica, que pasa a ser sometida a un juicio global externo a la actividad científica. Si la tecnociencia ya era una forma de cultura en el contexto de enseñanza ahora vuelve a serlo, porque su modo de inserción no tiene por qué ser exclusivamente lingüístico: las imágenes, los artefactos y su capacidad para resolver problemas pasan a ser las formas de implantación de la tecnociencia como cultura en este contexto.  Los expertos trabajan en oficinas y despachos, así como en salas de reuniones. (El ámbito x excelencia es el de la política y gestiones científicas, esto es, diferentes organismos gubernamentales o instituciones privadas que toman decisiones acerca de que realidades transformar y de qué manera conviene hacerlo. El escenario son oficinas, despachos y salas de reuniones.)

Los 4 contextos son bien diferentes, por los ámbitos donde se llevan a cabo y por el uso que se hace en cada uno del lenguaje científico. Pero a la vez están íntimamente relacionados.

Consecuencias que estas propuestas tienen para la historia y filosofía de la ciencia. (Distinción de los 4 contextos)

La historia de la ciencia estuvo basada clásicamente en los hallazgos y descubrimientos científicos de los “grandes hombres”, se hacía también una historia de las invenciones centrada sobre todo en la actividad de los ingenieros. Desde que en la década del 60 la noción de comunidad científica tuvo aceptación, se han incluido estudios acerca de temas como la ciencia y el género, la ciencia y las culturas minoritarias o el impacto de la tecnociencia en el medio.  El problema es que ahora esa diversidad de estudios no está unificada, sino que quienes se ocupan de alguno de esos temas ignoran los demás porque falta un marco teórico que puede dar cuenta de toda esa diversidad de temas. A la luz de la distinción en los 4 contextos podrían organizarse congresos centrados en un tema y tendría que haber ponencias que historien los 4 aspectos de ese momento de la historia de la tecnociencia.

La consecuencia más evidente que esta herramienta teórica tiene para la filosofía de la ciencia es que obliga al filósofo a ocuparse, no solo de las teorías científicas sino también de la actividad científica en general, en sus 4 aspectos. Deberá estudiar las normas que rigen la actividad en cada uno de estos contextos.

Los filósofos de la ciencia siempre se han ocupado de desentrañar cuál es la racionalidad científica. Ahora este concepto de racionalidad se ha ampliado, porque no solo cuenta la racionalidad de la justificación teórica sino también la de la valoración tecnológica y además cada uno de los contextos es gobernado por una racionalidad distinta y específica.

… más sobre «Filosofía de la ciencia»
Javier Echeverría +