Antropología económica y ecología

Recorrido de las transformaciones en la disciplina y en el contexto durante las últimas tres décadas, a partir de 1984 en que termina la dictadura.

Durante los primeros años la producción teórica y reflexión crítica estuvieron relegadas, hasta principios de los 92. Paralelamente al desarrollo y consolidación de la antropológica económica que tuvo lugar en esos años, se dieron múltiples transformaciones como resultado de la aplicación del modelo hegemónico. Se plantearon al calor del auge neoliberal los discursos que pregonaban el fin de la historia y de las ideologías, así como de la antropología.

Pero hacia el final de los 90 se hicieron palpables particularmente los efectos del modelo económico imperante, y en aquel momento las investigaciones de la antropología económica tuvieron que afrontar un desafío que consistía en procesar y analizar las nuevas condiciones socioeconómicas emergentes de la crisis.

Se debieron elaborar instrumentos teórico metodológicos que permitieran dar cuenta del nuevo escenario, de las condiciones de vida, las estrategias implementadas y las representaciones formuladas por los distintos sectores sociales afectados por la crisis.

Las respuestas que debe brindar la antropología económica ante tal panorama no son solo teóricas sino también metodológicas y epistemológicas.

El primer desafío es dar cuenta de las limitaciones del economicismo en el análisis social, porque: al discutir críticamente las categorías y conceptos que recorren las ciencias económicas toma distancia de sus limites teórico metodológicos; y porque desde el relativismo como instancia analítica de la mirada antropológica es posible alejarse de la emergencia de lo económico como discurso único. Por ello debe superar la restricción del estudio de los fenómenos económicos de las sociedades etnográficas, que le asigno su rol tradicional. Y a la vez discutir lo económico, entendiendo que no se presenta como un campo claro y predefinido.

El segundo desafío no es analizar la versión antropológica de la económica de los pueblos primitivos, sino formular una practica teórico metodológica que posibilite comprender procesos históricos cuya totalidad es imposible de separar. El reto es profundizar entre lo general y lo particular, ahondando en categorías que permitan superar los dualismos entre enfoques micro y macro. Las transformaciones de las sociedades estudiadas por los antropólogos en el ámbito local deben entenderse necesariamente en su interconexión con procesos económicos y políticos de tipo más general.

Se remarca la importancia de los enfoques que problematizan la interrelación entre procesos globales y particulares en términos procesuales, remarcando la historicidad de la problemática indígena porque: implica contraponerse en términos teóricos al abordaje de la cuestión indígena de la etnología fenomenológica que se proponía recuperar el pensamiento mítico negando cualquier relato histórico de los pueblos del Chaco; y porque la dinámica contextual y particular adoptada también involucra el análisis de diferentes sujetos sociales con los cuales las poblaciones indígenas se relacionan, convergen y hasta se funden.

El tercer desafío es poder brindar herramientas teórico metodológicas que posibiliten vincular analíticamente la emergencia de diversos sujetos sociales con las nuevas condiciones de explotación. Esta asociación de las nuevas condiciones de explotación con los recientes y crecientes procesos de movilización social dista de ser lineal, sino que es dinámica y dialéctica.

Es a partir de esta interrelación en su devenir histórico que debe la antropología económica efectuar un aporte en el análisis de la diversidad, por ello se requiere la recuperación critica de perspectivas teórico metodológicas que dirijan sus miradas hacia el análisis comparado para dar cuenta del mapa etnográfico de la denominada globalización.

Sobre el trabajo de Trinchero de Economía política de la exclusión: es una muestra de los estudios sociales referidos al denominado tercer sector de la economía y la economía social. En un contexto de creciente exclusión de vastos sectores sociales junto con la instrumentación de políticas focalizadas que buscan paliar a estos segmentos. El análisis se centro en uno de los actores emergentes de la crisis. El autor busca poner de manifiesto cómo la crisis de los últimos años trajo consigo un nuevo panorama en la discusión en lo que respecta a las nociones de exclusión social, así como las recién destacadas de tercer sector de la economía y economía social.

Es un análisis crítico a los enfoques de las ciencias sociales que conciben al tercer sector, el sector privado y el sector público como separados, que se relacionan mediante relaciones coexistentes y contradictorias. Trinchero discute críticamente estas categorías, a la vez que analiza diferentes procesos de innovación social de interés para el campo de estudio de la antropología económica.

Hugo Trinchero +